Ser gay no te hace menos machista, ¿Lo sabías? La masculinidad hegemónica ejerce violencia, discriminación y rechazo con todo aquello que se relacione con la feminidad, lo que da lugar a una superioridad jerárquica de lo masculino sobre lo femenino.

Esta masculinidad, respaldada por un sustento social, se posiciona por encima de las mujeres y de todos los hombres que tuvieran pluma, al asociarlos con lo femenino. La Plumofobia tiene más años que el hilo negro.

El machismo modela un prototipo de masculinidad heteronormativa de hombre alto, occidental, de piel blanca, corpulento, macho alfa, con vello en el cuerpo y/o barba, que por supuesto le guste las mujeres; y todo lo que sea contrario a esta norma, se discrimina; por lo cual, tanto en la homofobia como en el racismo, por ejemplo, también hablamos de Machismo.
Este es el momento en el que muchas personas machistas entrarán en parada cardiorespiratoria y empezarán a echar espuma por la boca diciendo: “¡Hoy en día todo es machista!” Si es que son tan previsibles…

Ya su momento el israelí Eliad Cohen concursante del reality televisivo ‘Supervivientes’ en 2019, realizó unas declaraciones en Instagram asegurando que ayudaría a “normalizar” la imagen de los gais y a demostrar que también son fuertes. ¡Di que sí machote! Te luciste con ese comentario. Tss…
Llegó a pronunciar literalmente estas afirmaciones:

“Soy gay pero eso no cambia mi vida. La imagen de los gais en televisión normalmente es extravagante y quiero normalizar eso”.

Sus palabras, muy criticadas dentro del colectivo gay aunque apoyada por aquellos gais que también son machistas, son un claro ejemplo de homofobia interiorizada que premia a los “machotes” y que castiga, y por lo tanto discrimina, a los gais afeminados.

Gran parte del colectivo gay, por no decir una inmensa mayoría, se encuentra encorsetado en unos patrones sociales para poder encajar en un sistema patriarcal, pudiendo despistar a quienes te discriminen siempre y cuando te comportes de forma ruda y viril, ya que es lo “normal”.

Hago un inciso. Yo tenía un coleguita vigoréxico, que siempre se comparaba con el resto, poniendo cara de malote en las fotos e incluso cambiaba su voz cuando hablaba con algún chico que le gustase. Recuerdo siempre reírme de la voz de “macho” que ponía, ya que me parecía ridículo que pretendas cambiar para impresionar, que incluso llegaba a dar lecciones de cómo conducir en plan “guay”. Qué lástima que el concepto que tengan los demás de ti te condicione tanto hasta el punto de comportarte de otro modo para ser aceptado, y por lo tanto, esto suba tu autoestima.

¿Qué es lo normal? ¿Quién lo determina? El conjunto de la sociedad, ¿verdad? Y si la sociedad es diversa, todo el mundo tenemos las herramientas (y el deber) para cambiar esa norma.

Ya en un contexto educativo un docente me manifestó personalmente:

“Las cosas en los Centros Educativos han cambiado bastante, hoy en día quien es gay es el líder de la clase” (jajaja permitirme que me ría, yo creo que este señor vive en un universo paralelo…)

Una cosa es que se rían contigo y otra totalmente diferente es que se rían de ti. Un gran sector de gais asume el rol de “divertidos” para encajar y destacar en un grupo, ese afán de despuntar una vez más asociado a una baja autoestima, sin ser conscientes de que pueden llegar a convertirse en bufones y objetos de burla de forma encubierta, perpetuando una multitud de tópicos que promueven discriminaciones.

Por otro lado, se celebran quince años del matrimonio igualitario, ¿Te crees que es imposible que exista un gay Lftbifóbico? Ya tuvimos una senadora de un partido de derechas que votó en contra del matrimonio igualitario, antes de casarse con su novia, así como muchos gais que dan a “Me gusta” a páginas de Facebook de la extrema derecha ¡Vaya por dioh! Yo creo que estas personas le tiran “bocaos” al agua o le dan pellizcos a las ventanas.

No puedo dejar pasar por alto a Jorge Javier Vázquez, presentador de “Sálvame” y “GH”. El mismo que llamó “tía guarra” a Olvido Hormigos y que por la forma de vestir parecía que trabajaba en un “bar de lucecitas”, aquel que le reía la gracia a concursantes de GH como Antonio Tejado y Kiko Rivera por sus comentarios y actitudes machistas contra la concursante María Jesús Ruiz, y el que también le baila el agua a Kiko Jiménez o Suso aunque viertan comentarios misóginos. ¿Os acordáis de Omar Montes en GH VIP 6, cuando aconseja a Asraf que se meta en la cama de Miriam Saavedra, que está ebria, para tener algo con ella? Lo gracioso y “salao” que es este concursante para el presentador, aunque para mí hay personas que les veo la gracia en el mismo sitio que a las avispas. ¿Sigo? ¿Puedo seguir si queréis eh?

¿Quién no ha visto en Redes algún vídeo de un chico haciendo “Twerking”? Vamos, el “perreo” de toda la vida. El machismo nos dice que aunque tú estés oprimido por los chicos heterosexuales, y por lo tanto te consideren de una categoría inferior, aun así, aunque tú tengas pluma ya solo por el hecho de tener un pene entre tus piernas, ese arma de poder tan codiciado por machotes aunque midiera 7 cms, sigues teniendo el privilegio de un estatus superior con respecto a una mujer, y por lo tanto, piensas que eres capaz hasta de hacerlo mejor.

Desafortunadamente, en un encuentro de hombres igualitarios, un ponente “feminista” verbalizó:

“Oye, pero que yo no soy gay ehhh, que todo el mundo piensa que si eres aliado feminista ya tienes que ser gay, que yo no lo soy ehh”

¡Angelito! lo preocupado que estaba él para que no se le cuestionara su virilidad y su hombría, dejando leer entre líneas su necesidad de clasificarse como “machote”, a lo que en resumidas cuentas podríamos decir que:

No todos los hombres por ser igualitarios tienen por qué ser gais (que de ser así, ole su cuerpo serrano), ni todos los gais, por el hecho de ser gay, tienen por qué ser igualitarios.

Os invito a que busquéis en las Redes a Mark Kanemura. Él es un bailarín estadounidense conocido por las apariciones en las temporadas 4 y 7 de “So You Think You Can Dance”, vídeos musicales, actuaciones en conciertos, y por sus publicaciones en Instagram.
Si tuviera que escoger de quién soy más fan si de Nairobi o de él, ¡lo tengo muy complicado! Cada uno de los vídeos que publica en sus Redes, llenos de diversión, chispa, energía, pluma y colorido, son vídeos a cuál más divertido y original, y que luchan verdaderamente por la inclusión y por la diversidad. Prefiero mil veces a Mark Kanemura que a Eliad Cohen. ¡Os dejo un vídeo de él! ¡Espero que os guste!

En definitiva, ¿Se puede ser machista siendo gay? POR SUPUESTO. ¡Que os gusta tirar piedras a vuestro propio tejado!

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *